Sandra se lleva el gato al agua: “Es una princesa dentro de una prisión y no me he podido resistir”