El romántico y atropellado paseo de Pepe y Lomana: “No te subas en un tuk tuk recién comido”