Ni perreo ni baile del avestruz, Fernando aprende la lección