La noche que Pepe nunca olvidará: “Rubio no me tocaba ni con un palo”