La mirada penetrante: otro de los trucos infalibles de Fernando