En el amor hay que luchar, pero de forma limpia: “Bye, bye Ana”