Una cita “muy guarra” con Patricia