¡Zasca tras zasca! Se masca la tensión en la elección de Pepe