La decisión más tensa de Pepe: “Me iba a cagar encima”