¡Sueño cumplido! Un antifaz de gatito y cuatro sirenitas para David