Sergio Lomana, el seguidor más divino de Pepe