María, a punto del parraque: ¡Vuelve Bárbara!