Lomana y sus limones dejan a Motera y a Rubio por los suelos