Lo de Lomana ha sido llegar y besar el santo… ¡Viva la Mare de Déu!