Jaime sigue pensando con las “neuronas”: Bye, bye Sara"