Jaime, un modelo internacional sin un ápice de sensibilidad