Fernando no quiere ser profeta, pero la lía parda con las chicas de Jaime