Fernando se ha hecho un hombre: “Quiero que mi novia me enseñe a planchar”