Fernando cumple su sueño y… ¡GOOOOOOOL!