¿Existe la nuera perfecta?