David lo tiene claro, la princesa de cuento es… ¡Coraima!