David y Cristina, una expulsión de mutuo acuerdo y con mucho flow