Cactus, tensión sensual y una cobra en la primera cita de David