Quillagua, el pueblo más seco del mundo