Pedro López ha hecho del desierto su modo de vida