Paloma Cascales, a los pies del volcán más peligroso de Indonesia