Unas 200 personas viven en la zona contaminada por radiación