Profesor en Siberia, condena a la pobreza