La cámara oculta recoge los insultos del acosador: “Gorda, ¡vete a la mierda, anda!”