Las grabaciones con los insultos provocan las lágrimas de los compañeros de clase