Tutankamón escapa una noche del palacio