Tutankamón: “Un faraón que arriesga su propia sangre no puede ser separado de su pueblo”