La teoría de la "destrucción creativa" de Trump: romper con todo para que lo arregle otro