Joaquín: “Los carceleros me afeitaban la cabeza y decían que la silla me esperaba”