Mercedes Milá, sobre ruedas en Mongolia