El PCP, una nueva droga en Filadelfia