Redada sorpresa en la cárcel del Cereso