Jorge Javier y Jesús Calleja alucinan con los tatuajes de los indígenas del Pacífico