Fernando Tejero no puede evitar llorar al comprobar la pobreza de Etiopía