La fuerza mental de Edurne le permite alcanzar la cima del volcán entre lágrimas