Andrés Velencoso, el “hombre de hielo” que no hace ascos a comer un feto de pato