Las tareas domésticas, más fáciles en España que en Etiopía