Tamaru, desatado en la feria