Los Suri, amantes del puchero