Nga Bilé, horrorizada en la farmacia y encantada en el estanco