Los Shiwiar, como niños en un 'spá'