Los Shiwiar, en casa de la abuela