Maikiua y Piri Pri, grabados en la piel