El cine en 3D, una experiencia “chamánica”