Las tribus siguen descubriendo 'incoherencias': el bótox, la taxidermia y el consumismo